Una humilde mecenas

Oseola siempre capta la atención de los públicos más diversos. Por eso he contado su vida en varias ocasiones, aun siendo consciente de que los oyentes acabarán recordando esta historia y olvidado todo lo demás. Pero vayamos allá, hagamos un viaje imaginario a Estados Unidos. Concretamente a Hattiesburg, una localidad de Mississippi donde Oseola McCarty, una mujer humilde y a la vez filántropa, dedicó toda una vida al servicio doméstico.

Oseola en familia. Fuente: Oseola McCarty Collection with USM Special Collections

Oseola nació en 1908 en el estado de Michigan, y abandonó la escuela en sexto curso de primaria para cuidar a su tío enfermo. Aunque le hubiese gustado regresar al aula, desde aquel momento trabajó 75 años en servicios de lavado y planchado de prendas para familias acomodadas de la pequeña ciudad de Hattiesburg.

Vivió de forma austera, sin vehículo ni bienes destacados a su alrededor, pues parecía disfrutar de las sencillas enseñanzas de su abuela y del ahorro. Porque Miss McCarty ahorró desde que tuvo ingresos, y cuando se retiró a los 86 años del servicio de lavandería había atesorado más de 200.000 dólares. Como era consciente de que el tiempo que le quedaba por vivir era limitado, y que ese dinero sería más valioso para jóvenes afroamericanos con escasos recursos que para ella misma, decidió donar 150.000 dólares, el 75% de los ahorros de toda una vida, a la universidad local: University of Southern Mississippi.

Fuente: Evony, diciembre 1995

Con el fondo de becas para estudiantes afroamericanos con necesidades económicas, Oseola reconoció en 1994 que había logrado un fin para su dinero, pues ella era “demasiado mayor para iniciar una educación, pero ellos aún pueden”. Y, con su modestia característica, cuando su filantropía fue difundida y reconocida por el presidente Clinton con la medalla al mérito ciudadano, reconoció que no podía lograrlo todo, pero sí al menos ayudar a alguien: “Y lo que pude hacer lo hice, aunque me hubiese gustado haber hecho más”.

Fuente: Oseola McCarty Collection with USM Special Collections

Oseola falleció en 1999, víctima de cáncer de hígado. Tenía 91 años y reconoció que al dejar este mundo no podría llevarse nada. Por ello, “lo que sea que tenga, lo dejarán aquí para alguien. Algún niño puede obtener su educación (…). No me arrepiento de un solo centavo que le di a la Universidad. Lo único que lamento es no tener más para dar”

There’s a lot of talk about self-esteem these days. It seems pretty basic to me. If you want to feel proud of yourself, you’ve got to do things you can be proud of. Feelings follow actions.

Oseola McCarty

——-

Nota: La historia de Oseola McCarty se encuentra en numerosas Web sobre Filantropía, como la de la organización Philanthropyroundtable.org. También se resume su donación en el breve documento audiovisual Washer Woman Oseola McCarty, disponible en YouTube. En prensa, un artículo más reciente ha sido publicado por Jonh Koten en The Wall Street Journal, el 13 de diciembre de 2013 bajo el título: Giving: The Unusual Tale of Oseola McCarty.

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s