Cámaras de eco

Tristan Harris, conocido como la conciencia de Silicon Valley, abandonó las filas de Google para fundar el Center for Humane Tecnhology. ¿Su objetivo? Revertir la degradación humana causada por una tecnología que persigue atrapar la atención. Una tecnología que influye en nuestra forma de interpretar y dar sentido al mundo.

Es momento de reivindicar una tecnología ética y humana, como expone Harris en el documental The social dilema, en el que otros exdirectivos del sector también revelan cómo las plataformas digitales están reprogramando nuestra construcción social de la realidad.

La realidad es un conjunto de fenómenos externos que interpretamos. El construccionismo social nos explica cómo a través de las estructuras y relaciones sociales cotidianas recibimos información sobre el medio.

En la actualidad, esta forma de concebir el mundo o Weltanschauung no solo habrá de estar determinada por el contexto social y la cultura de la que formamos parte, sino que otros agentes anónimos lucharán por captar nuestra atención y transmitirnos su interpretación de la realidad.

Es cierto que en el mundo analógico también está presente un fenómeno similar. A no pocas personas la realidad les viene dada por su periódico o radio de cabecera, pero la información digital y las redes sociales han creado un nuevo escenario.

Experiencias personalizadas

Los algoritmos personalizan la experiencia en las plataformas sociales seleccionando la información más adecuada a nuestro perfil. Para ello, se combinan datos de comportamientos previos con datos del comportamiento de personas de perfiles y gustos similares, contenidos próximos y, por supuesto, las tendencias del momento.

Junto a las tendencias definidas por los algoritmos estarán aquellas seleccionadas personalmente. Y con ello terminamos de dar forma a la cámara.

Al elegir a quién seguir y al seleccionar contenidos personalizados de determinados medios creamos burbujas de información que producen un aislamiento intelectual de los puntos de vista contrarios.

https://www.thesocialdilemma.com/

Burbujas informativas o cámaras de eco que refuerzan las visiones personales y, por ello, nuestra interpretación del mundo. Como un eco continuo y reconfortante. Incluso llegan a afectar a temas tan “racionales” como la inversión financiera o de tanto impacto humano como el abordaje de la Covid-19.

Aunque algunos estudios cuestionan las cámaras de eco, defendiendo que las personas contrastamos la información en mayor medida de lo que se piensa, por ejemplo para decisiones políticas, lo que no podemos objetar es que nuestra mente recurre a atajos para tomar decisiones o razonar con agilidad.

Ahorramos energía mental

Somos avaros cognitivos que tratamos de ahorrar energía mental, y a través de la heurística –término que significa descubrimiento– procesamos información con rapidez y eficacia.

Especialmente cuando no disponemos de suficientes datos o tiempo, las reglas sencillas y los atajos del pensamiento nos permiten comportarnos con agilidad, aunque puedan inducirnos a error.

Nos anclamos en un dato, ejemplo o imagen favorable a la visión personal de un tema, ajustando el resto de información a este punto de referencia hasta alcanzar una conclusión acorde con nuestro pensamiento.

El heurístico de anclaje, junto con otros como la predisposición en la formación de impresiones o el sesgo de confirmación –la atención selectiva capta aquella información que refuerza nuestras ideas– son determinantes para que seamos vulnerables a las cámaras de eco. Y más, cuando el sesgo de confianza nos lleva a creer que nuestros razonamientos son más correctos que los de otras personas.

¿No recuerda todo esto a las ilusiones ópticas? Cómo no pensar en la lámina en la que podemos ver a una joven o a una anciana dependiendo de los elementos tomados como referencia para construir la imagen global.

My Wife and My Mother in Law, ilusicón óptica obra de W. E. Hill publicada en la revista Puck el 6 de noviembre de 1915. Wikimedia Commons / Library of Congress

Sabemos que tendemos a confiar o tomar como referencia fragmentos de información a partir de los cuales construir el “todo” y generar opiniones. Pero aunque comprendamos que se trata de un fenómeno de nuestra psicología cognitiva, no deja de resultar inquietante el hecho de interpretar la sociedad y, a su vez, tomar muchas decisiones, a partir del ruido y las sombras de las nuevas cámaras de eco.

P.D. El recuerdo de @ignaciopeyro en sus diarios de una jefa, responsable de bibliotecas universitarias, a la que “el mundo le venía dado e interpretado por El País”, me inspiró para escribir esta reflexión sobre las cámaras de eco.

Artículo originalmente publicado en The Conversation, 27 de diciembre de 2021.

2 Comentarios

  1. El Mirador, fiel y sagaz observador de nuestra realidad circundante, plantea un tema que a todos nos llena de incertidumbre, y lo describe en toda su crudeza.
    Al hilo de una lectura reciente, https://libreoyente.wordpress.com/2022/01/29/un-mes-un-libro-1-una-breve-historia-del-futuro/ , reflexionaba sobre ello y concluía, y creo que El Mirador me dará algo de razón, que, si bien el desarrollo tecnológico es inevitable y no tiene por qué ser negativo, es necesario que lo contemplemos a la luz de la ética, y las materias humanísticas que la sustentan.
    Sin reflexiones en este sentido el mundo se hará muy inhóspito.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s